Seguidores

martes, 23 de abril de 2013

#52

- Ámame un poquito.

+ Define poquito.

- Lo suficiente como para tener un romance desenfrenado de estos en los que no existe la rutina, que no planeemos nada, que todo vaya pasando y nosotros dejándonos llevar. Empezar a caminar un día y acabar en cualquier parte. No importa donde estemos, lo importante es que estemos juntos. Sin maletas, sin nada más que nuestra ropa y un bono de bus o metro. Dormir en el suelo de algún sitio abandonado, despertarnos y estar juntos. Besarnos. Que se pare el tiempo. Levantarnos y seguir caminando. Y así todos los días. Hasta que se acabe. Porque acabará. Cada uno se irá por su parte. Y volveremos a ser felices, con otra persona y otra y otra, hasta que seamos viejitos y muramos por infarto en algún concierto de rock.

#51 Woman in the mirror.

Llega de clase y suelta la mochila en el suelo, como si hubiera estado cargando todo el peso del mundo sobre sus hombros. Se mira en el espejo, pero no reconoce su reflejo. Ve a una chica de 1'58, gorda y ojerosa. Pobre -piensa-, no me gustaría ser ella. La chica del espejo sonríe. Al hacerlo, sus enormes mofletes le ocultan la cara. Se le humedecen los ojos. Llora. La chica del espejo también lo hace. No le gusta ver a la gente llorando. Quiere ayudar a la chica que tiene delante; decirle que todo pasará. Pero para ayudarla a ella primero tiene que ayudarse a sí misma. No. Solo quiere que la gordinflona del espejo se vaya para poder pensar. Quiere intimidad. Pero esa estúpida no desiste y sigue ahí, de pie, amenazante y en silencio. Ella solo necesita desaparecer durante un tiempo para poder ser la misma de siempre. Levanta los brazos. Se hace una coleta alta, muy alta, para contrarrestar la altura de su autoestima. Miles de voces gritan en su cabeza aunque no consigue entender ninguna palabra. Quiere que pare. La chica del espejo sigue ahí, como una estatua, retándola. No piensa entrar en su juego. Da un paso a la derecha y todo lo que tiene delante es una pared llena de pósters. Bien. Le da al botón de play y gira la ruedecilla al máximo. El suelo vibra. Se tumba en la cama mirando al techo y cierra los ojos. Ahora solo se escucha una canción de Barricada.

lunes, 30 de abril de 2012

#50 I don't love you any more.


Normalmente dedicaría esta pequeña entrada a decir miles de cosas en tu contra, el problema es que no tienes nada malo; sigues siendo el chico jodidamente perfecto del que me enamoré.
Pero ha cambiado algo; yo he cambiado.
¿Sabes?, me cansé de ser la chica estúpida que se arrastra por ti.
Esta vez si que estoy decidida a olvidarte de una vez por todas, lo prometo, a no ser que tú me demuestres lo contrario.
Se acabó el insistir en hablar contigo y olerte el culo. Soy una tía nueva.
Me siento bien, he bajado siete kilos sin tu ayuda, y lo seguiré haciendo. Por fin consigo verme un poco bien cuando me miro en el espejo. Soy feliz, ya no tengo que preocuparme por ti o lo que pienses de mí. Y, ¿sabes qué más? Que si no miles, sí que hay unos cuantos chicos a los que les gusto y por los que merece la pena comerse el coco.
Estoy rodeada de gente que me quiere y que no me hunde la autoestima cada vez que habla conmigo.
Se acabó, desde ahora estás fuera del juego; bueno, YO estoy fuera de tu juego. Búscate a una nueva compañera.
Lo vuelvo a repetir, SOY FELIZ, y lo más importante, SIN TI.

domingo, 29 de abril de 2012

#49 Y es que un 1+1 nunca llegó a ser lo mismo que un 2.


Estoy cansada de sentirme como una desesperada cada vez que hablo contigo. De ser yo siempre la que tengo que ir a buscarte. Intento resistirme, evitarte, pero te echo demasiado de menos.
Trato de hacerme la fuerte, de pensar "ya me hablará". Pero ese hola nunca llega. Supongo que solo soy una pesada que vive a base de tus respuestas cada medio siglo.
Quiero pasar página, de verdad, pero no puedo; no así.
Necesito oír un no de tu boca para creerme de una vez que no soy nadie para ti y que nunca lo fui.
Sé que soy una tonta, me has demostrado millones de veces que no me quieres pero yo sigo ahí, aferrándome a esa pequeña chispa de esperanza que se esconde dentro de mí. 
Solo necesito ese no y entonces, antes de que te des cuenta, ya me habré ido.

martes, 24 de abril de 2012

48. We are not one.

No sé por qué me empeño en cambiar las cosas. Siempre ha sido así, ¿no? Nos iba bien: yo te quería y tú pasabas de mí, pero por alguna razón nunca me planteé que las cosas podrían ser distintas entre nosotros y no sufría. Ahora que pienso que quizás todo puede dar un giro y ser perfecto es cuando más daño me hago.
Soy una paranóica, nuestra relación no tiene por qué ser diferente. Tranquilo, todo volverá a ser como antes (espero).
Mientras tanto, intentaré olvidarme de ti o, por lo menos, intentaré acostumbrarme a que no duela tanto.

sábado, 7 de abril de 2012

47.

Me confundes; me confundo; me ahogo; desaparezco.
Perdí, solo éramos dos idiotas jugando a no enamorarse; abandono la partida, game over.
¿Dónde quedaron los te quiero? Echo de menos aquellas tardes de caricias, susurros y besos en la oreja; el tacto de nuestros dedos entrelazados, las cosquillas en el estómago y nuestros iris eclipsados por el tamaño de nuestras pupilas. 
Mis pulmones respiran un aire más puro si tú estás a mi lado, pero ahora te has ido, y yo me quedo vacía, porque te has llevado la mitad de mi alma. Me asfixio en este mundo sin ti, y es que mi cuerpo te necesita más que al oxígeno.
Tengo ganas de ti, de ti, de ti, y de nadie más que de ti. Huelo tu olor en cada esquina y creo tenerte cerca. Si sigo así acabaré por volverme loca si no lo estoy ya.
Debo aprender a vivir con este dolor que me consume poco a poco. Vuelve, solo tú serás capaz de encender de nuevo la llama de mi vida. 

domingo, 1 de enero de 2012

#46

2012. Año nuevo, ¿vida nueva? Eso espero.
Hoy me siento con ganas de comerme el mundo.
Ya está, no hay marcha atrás: amigos nuevos, tuenti nuevo, blog nuevo.
Estoy llena de positivismo. 
Me cansé de dar pena, TODOS se van a enterar de que existo.

domingo, 6 de noviembre de 2011

#45 ¿Goodbye?

Probablemente esta entrada no le importe a nadie, pero siento el deber de publicarla, de avisar con antelación antes de tomar una decisión. 
En realidad llevo meses pensándolo, pero cada vez estoy más segura: creo que voy a borrar este blog. Normalmente estoy muy ocupada estudiando para los exámenes y no tengo tiempo para escribir. Otra de las razones es que hay gente conocida que sabe de su existencia. Debí pensarlo antes de dar a conocer esta página. Mi principal objetivo, al crearlo, era desahogarme y escribir lo que pienso y siento acerca de las personas que me rodean sin que ninguna de ellas se enterase nunca de lo que escribiera. Ahora que esa gente lo lee, siento que no tengo esa "intimidad" que andaba buscando. Quizás algún día me cree otro nuevo, pero será anónimo y secreto.
Sin embargo, hay algo en mí que no quiere borrarlo. Este blog es como un pedacito de mi vida, contiene mis recuerdos, sentimientos y emociones. Y aunque no es gran cosa, es mío, y a mí si que me importa. Me da pena eliminar en un segundo lo que llevo construyendo meses, años... Pero las cuestiones para deshacerme de él tienen más peso que ésta, por lo que lo más probable es que acabe borrándolo; haré "las maletas", guardaré de nuevo estos recuerdos en mi cabeza y empezaré de cero.
Por si no vuelvo a publicar nada más, ¡arrivederci seguidores bloggeros! 
Gracias por haber dedicado unos minutos de vuestras seguro ajetreadas vidas a este pequeño blog.

viernes, 14 de octubre de 2011

#44

Llevo días absorta en miles y miles de reflexiones, y todas ellas parecen ir a parar al mismo punto.
¿Por qué? ¿por qué me complico tanto la vida? Es fácil, muy fácil. Solo tengo que decir que si, darle una oportunidad. Pero es que no es él, no, no es solo él. Justo ahora vuelven a llamar a mi puerta antiguos amores del pasado que ya habían quedado atrás. ¿No eres consciente de que si nadas en aguas remotas puedes acabar ahogándote? Yo no lo he elegido, no quiero esto.
Quizás me dejé llevar en un principio, no era consciente de lo que hacía y es ahora, justo ahora, cuando me doy cuenta de lo estúpida que he sido. Me arrepiento. Sí, lo siento, pero me arrepiento de haberte conocido. Me has hecho pasar los mejores días de mi vida, pero también tienes la culpa de que haya pasado tantas noches sin poder dormir. Y es que, no quiero herirte, pero me lo has hecho pasar mal, aunque sea inconscientemente.
Me siento horrible, la cabeza me va a explotar.
No soy valiente, no me atrevo a decírtelo. Te juro que no puedo más.
Quiero volver al pasado, y cancelar aquella petición de amistad.
Sí, es cierto que gracias a ti he conocido a personas increíbles, y que en cierto modo he madurado, o por lo menos cambiado, pero también me llevo muchos malos recuerdos.
Y es que ahora me siento aún peor culpándote de todo. ¡Tú no tienes la culpa, joder, tú no has hecho nada malo! Soy yo, que soy gilipollas. Que dejo pasar las mejores oportunidades. Parece que me gusta sufrir.
Soy egoísta, créeme, soy consciente de ello. Quizás ahora mismo tú lo estás pasando peor que yo; o no. No lo sé. Ags no tengo nada claro. Te necesito, pero te quiero lejos, bien lejos de mí. Solo quiero poder vivir tranquila, sin este tipo de absurdeces. ¿Es tanto pedir?

Dios, ya no sé ni lo que estoy escribiendo. Son completas incoherencias. Pero no, para mí tienen mucho significado. Quizás es lo más sincero que he escrito en mucho tiempo. Y es que estas palabras están plagadas de sentimientos, emociones, desvaríos, sinsentidos de la vida. Pero yo soy así, así de rara y extraña.
Uf, menos mal que este blog no lo lee prácticamente nadie.

lunes, 10 de octubre de 2011

#43

Y es que ya no sé si el mundo está al revés o si soy yo la que está cabeza abajo.

sábado, 8 de octubre de 2011

#42 Swim, Swam, Swum.

Una bocanada de aire. Impulso. Uno, dos, tres, cuatro. Expulsa y vuelve a coger aire. Uno, dos, tres, cuatro. Otra vez. Uno, dos. Sientes cada latido. Tres, cuatro. Aire. El sonido del agua en tus oídos. Uno, dos, tres. Tú puedes. Cuatro. Oxígeno. Uno, dos, tres, cuatro. Cada milésima de segundo es importante. Uno, dos, tres, cuatro. No pares. Uno, dos, tres, cuatro. Adrenalina por un tubo. Uno, dos, tres, cuatro. Respira. Uno, dos, tres, cuatro. Sientes cada uno de tus músculos. Uno, dos, tres, cuatro. No te rindas ahora. Uno, dos. Un sinfin de sensaciones. Tres, cuatro. Banderas. Uno, dos, tres, cuatro. Llena tus pulmones. Uno, dos, tres, cuatro. Meta.

domingo, 25 de septiembre de 2011

#41

                                                  
You,
me,
bed,
now.

miércoles, 6 de julio de 2011

#40

IDIOTA , definido por la Real Academia Española como tonto, que carece de entendimiento.
En estos momentos, me definiría estupendamente, y solo puedo decirte que, bueno, lo siento.
Siento mantenerte ocupado todo el día con mis estupideces, siento ser tan GILIPOLLAS como resulto ser, siento muchísimo ponerme tan nerviosa, te pido perdón si te molesta que mi corazón lata más deprisa cada vez que cruzamos miradas, o incluso pensamientos... Siento todas esas estúpidas sonrisas que salen involuntariamente cada vez que abres la boca, siento prestar tantísima atención a cualquiera que te nombra...
Aunque si te dijera la verdad, resulta que te quiero, que no puedo dejar de pensar en ti, en tu sonrisa, en tu voz, en esos momentos a solas... y resulta que cada minuto que pasa, te quiero más, que cada recuerdo que llega a mi mente, te convierte en alguien más increíble y cada segundo que me dedicas para mi es como una bocanada de aire fresco... porque nunca he querido a nadie como te quiero a ti, y no quiero decir más o menos, quiero decir de una manera tan extraña, porque cuando estoy contigo soy otra persona, soy mejor. Porque la impotencia me ha podido ya tantas veces, el puto miedo... Pero ¿sabes? ya no tengo de eso, resulta que te quiero, y no hay nada ni nadie que me confunda.
Resulta que eso que llamábamos amistad, ya no es amistad, es algo más incómodo... y cuando la amistad es incómoda ¿no será algo más que amistad?

sábado, 28 de mayo de 2011

#39

No entiendo cómo alguien como él puede fijarse en alguien como yo. Definitivamente no le merezco 

martes, 10 de mayo de 2011

jueves, 28 de abril de 2011

#36

¿Sabes qué?  Que me cansé de olerte el culo, de arrastrarme, de ser yo la que tiene que dar siempre el primer paso. Estoy harta de esperarte.

martes, 19 de abril de 2011

martes, 12 de abril de 2011

#33



Look at you: You're young, scared. Why are you so scared? Stop being paralyzed. Stop swallowing your words. Stop caring about what other people think. Wear what you want. Listen to the music you want to listen to. Play it as loud as you can and dance to it. Go out for a drive at midnight and forget you have work the next day. Stop waiting for Friday. Live now. Do it now. Take risks. Tell secrets. This life is YOURS.

viernes, 8 de abril de 2011

#32

Supongo que solo soy un puto estorbo para todos. Todo sería más fácil si no existiera.
A nadie le importa lo que piense, diga o sienta. 
Soy esa persona que sobra en todos sitios, a quien nadie quiere tener al lado, esa que cada vez que abre la boca jode la situación.
Me gustaría volver atrás en el tiempo. No pido mucho, solo unos cuántos meses: quiero recordar lo que era tener gente que te quiere, llevarse bien con todo el mundo, no tener problemas. Quizás he vivido engañada toda mi vida, porque hasta este momento no me había dado cuenta de lo sola que estaba.
Soy esa marginada social, el tercero en discordia, esa pieza de puzle que se queda perdida debajo de la cama y que nadie echa en falta. Estoy segura de que si desapareciera nadie se daría cuenta.
Puede que sea bipolar, como la gente dice, pero en estos momentos solo quiero volver a sonreír sin estar llorando por dentro.

sábado, 2 de abril de 2011

#31

¿Que qué es lo que me gusta de él? Sus ojos verdes, pequeños. Su mirada, cuando se ilumina al hablar de un tema que le interesa. Su sonrisa, y su risa. La forma en que se le enrojecen las mejillas cuando me habla.
Me gusta cuando me pasa su brazo por los hombros con 
delicadeza, disimulando, y cómo se le dilatan las pupilas cuando se da cuenta de que me gusta que lo haga. Cómo se pone nervioso cuando lo acaricio o lo toco. Me encanta cuando se preocupa por mí, preguntándome qué me pasa y cuando se sienta a mi lado cuando me ve sola o aburrida. Adoro su forma de desviar los temas de conversación para que acabe diciéndole que le quiero y la sonrisa picarona que le sale acto seguido.
Quizás lo que más me guste de él sea eso, ÉL. Es tan jodidamente perfecto que me hace amarlo más y más cada día. Y es que no lo puedo evitar: me gusta lo bien que me hace sentir, la sonisa que me sale cuando pienso en él y cómo mi corazón late más y más deprisa cuando está a mi lado. Le quiero, quizás es lo único que tengo claro.


domingo, 30 de enero de 2011

#30

+ ¡Me voy a comer el mundo!

- No cariño, tú a comer pollas, que el mundo ya me lo como yo.

martes, 4 de enero de 2011

#28

Tic, Tac. Tic, Tac. El tiempo sigue corriendo en su reloj pero a mí no me parece que esto vaya a acabar, no quiero al menos. No quiero despertarme un día sin haber sentido esa noche su colonia, ni tampoco quiero dejar de ponerme sus camisetas para ir al gimnasio. O que me lleve a ver escaparates los domingos de invierno, cuando no hay nada abierto y todo el mundo está en casa. Que se acuerde de nuestra canción y sonría por lo bajo, o que oiga la mía y se le aparezca yo en mente. Que me baje a hombros por la calle principal. Que me haga reír cuando esté enfadada para que no me enfade con él. Tampoco quiero que se arrepienta de nada que haya hecho conmigo, ni tan siquiera que se arrepienta si me hace daño. Que mi nombre le recuerde que aunque no esté ahí, junto a él, siempre le recuerdo. Que aguante mi bordería y que la sobrepase con bromas, que me haga sentir, como se suele decir, como a una princesa, pero que no sea comprándome regalos sino haciéndome feliz. Que consiga lo que ningún otro ha conseguido, que me consiga a mí.

lunes, 3 de enero de 2011

#27

¿No estás harto de prometer cosas que no piensas cumplir? Porque yo sí que estoy harta de que lo hagas.
Estoy cansada de esperar como una tonta a que lleves a cabo todo lo que me dices, de hacerme ilusiones para que luego en un segundo las destruyas.
Soy una estúpida por creer que vas a cambiar, que un día me vas a sorprender.
Solo eres un inmaduro, y vale, es cierto que yo no soy la persona más madura del mundo, pero creo que tengo dos dedos de frente y soy capaz de darme cuenta yo sola de qué estoy haciendo mal y arreglarlo.
Tú no sabes mirar más allá de tus narices, crees que eres el ombligo del mundo.

Llevo tiempo poniéndome una venda en los ojos, intentando no ver tus defectos. Se supone que cuando quieres a alguien, no lo quieres solo por sus virtudes y lo aceptas tal y como es.
Muy bien, será que no te quiero, que no estoy tan enamorada como creía, porque no aguanto más. No soporto tus niñatadas, tu falta de responsabilidad, tus cambios de opinión. Ahora dices sí y al momento dices no.
Tengo claro que no me quieres. 
Soy la culpable de todo esto: nunca me dijiste que me querías, y yo saqué conclusiones erróneas acerca de tus sentimientos.
He de disculparme, por creer que podías llegar a sentir algo por mí. En mi defensa diré que fuiste tú con tu forma de tratarme el que me enamoró.
Me he dado cuenta de que no merece la pena luchar por algo inexistente, así que en este momento pongo punto y final a esta historia.
Lo siento, me despido.
S. Salcedo

jueves, 30 de diciembre de 2010

#26

Una mirada fugaz. Una media sonrisa. Una caricia ligera. El último sorbo del café de la mañana. El instante en el que abres los ojos después de un sueño profundo. El último bombón. Las primeras gotas que caen sobre ti cuando te duchas y el agua no acaba de estar caliente. Cogerse de la mano. El "sí, quiero". Una carcajada espontánea. La típica despedida con un beso apasionado. Un chaparrón sin paraguas. Un baño en pleno invierno. Una noche de verano. Agua fresca después de un entreno. El primer baile en una fiesta. Y el último. Igual que el primer beso y el último perdón. Son fracciones de un segundo que, poco a poco, te van haciendo feliz.

lunes, 27 de diciembre de 2010

#25

Era un gélido día de diciembre, aparentemente normal a los otros. Amber paseaba por las blancas calles de Nueva York, absorta en sus pensamientos mientras la gente a su alrededor caminaba apresurada, intentando llegar los primeros a esa eterna carrera que es la vida.
Nevaba. El color blanco cubría las ropas, la cara y el pelo de todo el mundo.
Todos iban envueltos hasta los ojos con abrigos, bufandas, gorros, guantes... pero ella no. Amber iba vestida con unos shorts, unas chanclas y una fina camisa de manga corta. Al contrario que todos los demás, ella no estaba cargada de bolsas, solo llevaba una pequeña mochila en su espalda.
Esa era su vida: Vivía ajena a todo lo demás, era diferente a los otros, y se sentía orgullosa de ello.

Entre el cúmulo de gente le pareció divisar algo; a alguien.
Era un chico rubio, alto y corpulento. Tenía unos ojos grisáceos, a juego con el paisaje que los envolvía.
¿Que por qué se fijó en él? Porque él, al igual que ella, era diferente a los otros. Vestía con una camiseta verde y unas bermudas rojas. En la cabeza llevaba unas gafas de sol.
Sin darse cuenta, ambos se estaban mirando mutuamente.

Era un día normal para todos los demás, para todos los normales; para todos menos ellos.

Ése sería el primero de los mejores días de sus vidas.

#24

-Grítale al mundo que me quieres.

-Te quiero.

-¿Por qué me lo dices al oído?

-Porque tú eres mi mundo.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

#23

Él es egocéntrico, odioso, estúpido, borde, creído, no le importa reírse de la gente y de sus defectos, siempre quiere ser el centro de atención.
Es por eso que no entiendo por qué me hace sentir lo que siento cuando estoy a su lado; por qué me hace sonreír cuando sin darme cuenta estoy pensando en él; por qué me emociono cuando recibo un mensaje suyo a las tantas de la madrugada, cuando me llama; por qué no pude evitar sonreír cuando su amigo me dijo: "está coladito por tí"; por qué sueño con él cada noche, y luego no quiero despertarme; por qué, cuando lo veo, aunque sea de lejos, mi corazón empieza a latir más y más rápido. No entiendo por qué cuando me coge la mano, o me toca, se me pone la piel de gallina; por qué si tengo frío, y él está a mi lado entro en calor; por qué cuando él ríe yo río, cuando él llora, yo lloro, y cuando está mal, me hace sentir mal; por qué tengo contados los cuarenta, sí, cuarenta sms que me ha mandado y no puedo parar de leerlos una y otra vez; por qué lo quiero tanto si al fin y al cabo solo es otro estúpido niñato.

#22

Cuando sentimos que incluso La Luna nos pertenece, creemos tener el control sobre el mundo.
Nos damos cuenta de que solo han sido ilusiones, hemos estado soñando, y cuando nos despertamos, nos golpeamos con la cruda realidad.

viernes, 17 de diciembre de 2010

#21

Yo: tú, Borja Montesino Pérez, te quieres casar conmigo, Sara Salcedo López, y vivir junto a mí por los siglos de los siglos, en las buenas, en las malas, y en las noches de sexo hasta que la muerte nos separe?:$

Borja: si quiero.
Borja: tú, Sara Salcedo López, te quieres casar conmigo, Borja Motesino Pérez y vivir junto a mí por los siglos de los siglos, en las buenas, en las malas, y en las noches de sexo hasta que la muerte nos separe?:$

Yo: si quiero.


#20

- ¿Me das la mano?
+ ¿A dónde vamos?
- A ser felices, ¿te vienes?


#19







No me importa ser bajita.
No me importa estar gorda.
No me importa tener manos pequeñas.
No me importa ser fea.
No me importa tener voz de pito.
No me importa ser niñata.
No me importa que PIENSEN que no tengo personalidad.
No me importa estar loca.
No me importa ser ingenua.
No me importa tener un carácter que me haga ser borde.
No me importa que mi amor platónico tenga 48 años.
No me importa cantar mal.
No me importa no ser todo lo buena que me gustaría en clase.
No me importa sonreír cuando estoy triste.
No me importa ser friki.
No me importa ser parada.
No me importa no ir a la moda.
No me importa que me depriman los días lluviosos.
No me importa..
.. porque después de todo me gusta ser así.

#18



"Entonces Garfio le mordió. No fue el dolor, sino lo injusto del asunto, lo que dejó a Peter confuso. Estaba indefenso. Sólo podía mirar fijamente, horrorizado. Todos los niños reaccionan así la primera vez que se les trata injustamente. Lo único que piensan es que tienen derecho a ser tratados justamente cuando se acercan a alguien de buena fe. Después de que uno haya sido injusto con ellos seguirán queriéndolo, pero nunca volverán a ser los mismos. Nadie supera la primera injusticia: Nadie salvo Peter. Se topaba a menudo con ella, pero siempre se le olvidaba. Supongo que esa era la auténtica diferencia entre todos los demás y él."

#17




Hay veces en las que todo se vuelve oscuro para tí. Tu vida se convierte en un agujero negro que absorbe completamente tu felicidad. Intentas tirar para adelante, pero te das cuenta de que no es tan fácil. Sientes que el mundo se te cae encima y estás solo. Te preguntas quién eres en realidad y qué estás haciendo con tu vida.
Te apartas de todos los que te rodean.
Te miras en el espejo y lo único que puedes ver en el reflejo es a un desconocido.
Vas cayendo poco a poco en la rutina. Estás harto de tanta monotonía y quieres cambiar, correr, huir.
Sientes empatía hacia todo.
Tu vida se va convirtiendo en un asco.
Pero para todos sigues siendo el mismo de siempre. Creen que no tienes problemas porque siempre estás sonriendo y actúas como si nada te importase.
Siempre te preguntan "¿Qué tal?" y tú te dedicas a responder un "Muy bien" con una sonrisa en la cara.
Lo que nadie sabe es que esa sonrisa es falsa. Que te has vuelto un mentiroso. Pero, ¿qué necesidad hay de decir que te encuentras mal? Eso solo conllevaría a que los demás se vieran obligados a preocuparse y a preguntar por qué, haciendo ver que les importas aunque en realidad solo seas otro chico más para ellos.
Cada mañana luchas por levantarte con pnsamientos positivos. Te intentas autoconvencer diciendo "hoy será un mejor día".
Pero no lo es.
Es como otro cualquiera. Ves a las mismas personas, haces las mismas cosas y te sientes igual.
Los demás no tienen la culpa de que te sientas solo. Después de todo eres tú el que no te dejas ayudar, el que no deja que sus verdaderos sentimientos y preocupaciones salgan a la luz.
Tu habitación, las únicas cuatro paredes en las que te sientes seguro y puedes llorar, desahogarte. Pero lo mejor de todo es que nadie puede verte.
Puede llegar a ser muy gracioso el estar hablando con alguien a través de un ordenador y parecer contento. Es muy fácil poner un "jajaja" mientras las lágrimas no dejan de resbalar por tus mejillas.
Y piensas lo ingenua que es la otra persona. Después de todo, ella es feliz al otro lado de la pantalla pensando que tú también lo eres.
Te planteas si estás siendo o no hipócrita.
No, definitivamente no. Es tu vida privada y los demás no tienen por qué saber tus problemas.
Te sientes agobiado por todo e impotente a la vez.
Te desvaloras y te deprimes.
Según tu libro de Ética, tu diagnóstico es baja autoestima.
Já! ¿Qué va a saber un estúpido libro lo que tienes si no sabe nada sobre tí e ignora tus preocupaciones?
Tu situación en casa no es muy distanta a la del instituto. Oyes gritos a cada momento.
Reproches por un lado, presiones por el otro.
Esperan de tí algo más de lo que tú jamás podrás llegar a hacer.
A pesar de todo, luchas cada día por ser quien los demás quieres que seas y hacer lo que los demás quieren que hagas.
¿A quién pretendes engañar? Eso no es vida, pero tal vez el problema es que nadie se ha molestado nunca en mostrarte qué es vivir de verdad.

sábado, 11 de diciembre de 2010

#16


Si luchas puedes perder,
si no luchas estás perdido.

#15

Que nada ni nadie te impida ser quien eres, porque tú vales así. Tendrás defectos, pero ¿sabes qué? Que NADIE es perfecto y tú no deberías intentar serlo.
No merece la pena perder el tiempo en intentar ser como los demás quieren que seas.
Ríete de todo.
Olvida los malos momentos, llénate de FELICIDAD.
Cariño, no dejes que el tiempo pase y ya sea demasiado tarde para vivir como siempre te hubiera gustado hacerlo.

#14


... y se rompen todos mis esquemas. Todo en lo que creía. Pero sin embargo soy feliz. Sí, quizás solo era miedo, no lo sé, solo sé que me gusta y que voy a disfrutar. Me dejaré llevar, cerraré los ojos y todo pasará.
Defraudaré a ciertas personas, haré daño a otras cuantas pero no me importará. Puede que este sea mi momento y no lo voy a dejar pasar.
Me tiraré a la piscina aún sin conocerla, sin saber lo profunda que es, y si me sale mal, no me importará, porque lo habré intentado.

#13

¿Qué pretendo? No soy una superherohína.

#12


Quiero volar, ser libre, disfrutar.
Notar el viento golpeando mi pelo, la brisa fresca rozando mi cara.
Extender mis alas y olvidarlo todo, desconectar, ¿huir?
No, huir no.
Huir es de cobardes y es justo lo contrario lo que pretendo.
Quiero ser esa chica a la que siempre recordarán por ser valiente.
Por ser la única que se atrevió a explorar las nubes, por ser esa chica a la que no le importó lo que dejaba atrás y arriesgó todo a pesar de que pudierla perderlo.
Esa chica que solo temía a los minutos sin sonrisas, esa que fue capaz de llegar a donde nunca antes alguien había llegado.
Qué ilusa, ¿no?

#11


Hoy miro atrás y me río. Me río de lo estúpida que he sido y de los errores que he cometido.

#10



La vida es como una montaña rusa, tiene momentos buenos y malos. Sin embargo, ¿en las atracciones nos deprimimos cuando bajamos?
No, tenemos esa sensación en el estómago que nos hace reír y ¡Gritar!
¿Por qué no hacemos lo mismo en la vida real? ¿Por qué no reímos en los momentos malos?
¿Por qué nadie o casi nadie sabe ver el lado positivo de las cosas?
Las cosas malas son pasajeras, pero las buenas siempre quedarán en el recuerdo<3!

jueves, 25 de noviembre de 2010

#9

AMOR.
¿Qué es esa palabra de cuatro letras?
Muchos dicen que el amor es un sentimiento abstracto, apasionado e indescriptible que se siente hacia alguien. Un sentimiento que te hace darlo todo por la otra persona. Normalmente el amor va seguido de besos, abrazos, caricias y finalmente sexo.
El amor para mi tiene otro significado.
En mi opinión no se ama solo a una pareja, se ama también a un gran amigo, a un hermano...
El amor no siempre tiene que acabar en sexo.
El amor es mucho más que eso.

sábado, 16 de octubre de 2010

#8

No voy a decir que no te quiero porque mentiría. Pero lo cierto es que ya estoy harta de tus idioteces, de tus niñatadas. 
Estoy harta de que no te tomes nada en serio, de que solo pienses en divertirte.
Eres egoísta, solo sabes pensar en ti mismo.
Eres un pequeño niño atrapado en un cuerpo de adolescente.
Crees que puedes jugar conmigo como si fuese una simple marioneta pero ya se acabó.
No voy a esperar a que madures.
Extrañaré tus besos y tus caricias, tus abrazos y tu sonrisa, tus llamadas cada noche, tus te quiero. Extrañaré frases como: Cógeme de la mano, No me dejes o Te amo. 
Sin embargo, no echaré en falta tus gritos, tus cabreos, tus indecisiones. Tus juegos tontos y tus celos.
Yo lo tengo muy claro: Cariño, vuelve cuando hayas crecido.

viernes, 15 de octubre de 2010

#7

Porque hoy en día te va bien si eres guapa y delgada. Yo no tengo ninguna de las dos cosas.

#6


Porque estoy cansada de aparentar que todo me resbala. De enseñar una sonrisa falsa que esconda lo que siento en realidad, de tragar y hacer como que nada ha pasado....
Porque es muy díficil seguir adelante cuando tienes encima un montón de problemas que no te dejan respirar.
Porque es muy fácil decir "estoy bien" aunque en realidad me esté muriendo por dentro...
Porque llega un momento en el que me canso de tirar, de animar a la gente, me canso de no mostrar mis sentimientos, de guardármelo todo para mí sola...
Es entonces cuando digo basta! y me echo a llorar... si, simplemente exploto y me desahogo... pero eso trae consecuencias... la típica pregunta de "estás bien?", "qué te pasa?"....
PERO Y QUÉ SI NO LO QUIERO CONTAR? No me gusta dar pena, contar mis problemas a gente que más tarde lo ponga en mi contra, si lloro es simplemente porque lo necesito, no para llamar la atención...
Es por eso que prefiero guardármelo, tragarme mis lágrimas y enseñar una amplia sonrisa, decir que me encuentro perfectamente aunque en realidad no sea verdad.... Pero eso a la larga cansa, porque llega un momento enn el que no puedes aguantar más... y por no llorar lo pagas con todo el mundo... y te haces daño... porque estás siempre de mal humor, no tienes ganas de nada, sientes como si el mundo se te cayera encima...
Esa sensación es horrible, pero ya has llegado a un punto sin retorno en el que por más que intentas salir adelante no puedes... y es entonces cuando ves cuáles son los amigos de verdad, esos que han estado contigo en los momentos malos y buenos.. los que si te ven llorar no te preguntan qué te pasa, sino que se sientan al tu lado en silencio, esos con los que sabes que siempre podrás contar, esos que te ayudarán a volver a sonreír.. esos que sabes que NUNCA te fallarán..! :)!

sábado, 9 de octubre de 2010

#5

Y te darás cuenta, de que lo único que has hecho es equivocarte. Pero eso es algo que te corresponde hacer a ti y a nadie más que a ti.
Ya eres mayorcito y deberías darte cuenta de las cosas.
Quizás sea porque no quieres escuchar a nadie o porque realmente la quieres pero solo espero que no sufras, porque, después de todo, ya estabas advertido.
Si disfrutas haciéndote daño a ti mismo, bien por ti, ¿no?
Ahí queda eso, reflexiona un poco guapo;)

TE AMO.


Él es perfecto tal y como es, con sus virtudes y sus defectos.
Me da igual que no lo entendais. Puede que esté un poco gordo y ya tenga unos añitos de más, que su perfecto pelo se haya convertido en una maraña rara, que se haya dejado la barba.. No me importa sabeis?
Yo lo quiero a ÉL:$
William Bruce Bailey, W. Axl Rose.
Siempre tuya,
S.Salcedo